jueves, 14 de agosto de 2008

PICA EN FLANDES, NO GRACIAS

ELENA VALENCIANO ME HA PASADO UN ARTÍCULO DE SU AMIGO DANIEL YATES QUE MERECE MUCHO, MUCHO LA PENA LEER. ES EL SIGUIENTE:
Dice el PP que la culpa de la crisis económica la tiene el Partido Socialista. Para mí que la tiene el neoliberalismo y el gurú del PP y amigo de Aznar, George W. Bush, que se pasó de rosca en la desregulación de los pocos instrumentos que aún quedaban. Ahora bien, si tenemos que buscar un culpable en casa, para mí la culpa la tuvo… la pica en Flandes.
Me explico, lo de la pica en Flandes como gesto sublime de la España católica, apostólica y romana, líder europeo de la contrarreforma, en su lucha contra los protestantes, es decir contra la burguesía (y la pequeña nobleza) que emergía con nuevos valores, nuevas necesidades y nuevas demandas opuestas a la obsoleta y corrupta curia romana que obstruía su desarrollo. En el empeño de la defensa de la Santa Iglesia nos gastamos los recursos, los nuestros y los que venían a espuertas desde las colonias americanas. Vano empeño. Los protestantes que germinaban en Alemania, los Países Bajos, Suiza, Francia, Inglaterra y otras zonas de Europa, asentaron otra forma de entender la vida, la relación con Dios y con el trabajo[i]. En síntesis, los emprendedores ganaron a los rentistas y especuladores. Nosotros nos quedamos empobrecidos, pero seguimos rezando, especulando y siendo la reserva espiritual de Europa frente al peligro de Reforma.
Pica en Flandes como podíamos citar también a “los cien mil hijos de San Luis” o al macabro vuelo del Dragon Rapid que sumió durante 40 años a España en una dictadura cruel, represiva, incompetente, pero católica, apostólica y romana. Mientras Europa curaba las heridas de la Segunda Guerra Mundial, donde gobernábamos los socialistas inaugurábamos los Estados de Bienestar y se sentaban las bases para la Unión Europea, en España, seguíamos siendo la reserva espiritual de Europa frente a la amenaza comunista.
¡Al fin llegó la transición! Y pocos años después los socialistas. Durante los gobiernos presididos por Felipe González se dedicaron ingentes recursos para lograr una España moderna, europea y progresista, a través de una economía basada en una industria competitiva, abierta al mundo al que empezábamos a asomarnos, para lo cual se asumió el desgaste que suponía la reconversión industrial. España avanzó. ¡Oh pecadores! Los españoles empezábamos a aprender a emprender, a trabajar eficientemente, a valorar el esfuerzo y empezábamos a dejar de ser la reserva espiritual de la Europa católica, ya bastante reducida.
Pero lo bueno se desgasta y necesita renovarse. Cuestión que aprovechó la derecha para volver al poder. Volvieron los mismos apellidos del franquismo, pero eso sí, ahora convertidos en demócratas de toda la vida y siempre católicos. Así que con ellos volvió a campar, junto al poder político, la Santa Madre Iglesia para velar por el retorno de los valores católicos, apostólicos y romanos. Para ello hordas del Opus, legionarios de Cristo y otras sectas ocuparon los puestos claves de la administración, y Rato nos llevó por el buen camino, desmontó la política industrial, despreció el apoyo a la I+D, se cargó, mediante nombramientos de fieles pero ineptos, los organismos de regulación (acordémonos de la CNMV con Gescartera o de Fórum Filatélico) y sin pérdida de tiempo, en febrero de 1997 impulso el “Plan de Liberalización y de impulso de la actividad económica” ¡Fue un éxito! El precio del suelo creció un 500%. Cambió de locomotora, ahora la economía la impulsaba el ladrillo. Los especuladores volvían a llevar la economía del país. La cuestión volvía a estar en ganar mucho dinero sin trabajar, sin esfuerzo, sin riesgo. Volvíamos al seno de la Contrarreforma. Volvíamos a ser la reserva espiritual de Europa frente a los enemigos de la fe, el laicismo.
¡Por suerte volvimos! El PSOE, con el triunfo de Zapatero, lideró el regreso de la modernidad, la tolerancia, el progreso, el europeísmo y una tibia pero real apuesta por el laicismo. Y rescató el proyecto de una economía basada en una industria moderna, dedicando ingentes recursos públicos, y motivando a los privados, para desarrollar la I+D, y hacer más competitivas nuestras empresas. Pero heredaba del PP, la locomotora Rato del ladrillo en sus vagones transportaba una burbuja que crecía en cada tramo que avanzaba. No hubo tiempo de descargarla de forma controlada, ni de que la política industrial ocupara su lugar (los frutos de la I+D requieren tiempo para madurar). Además, la receta neoliberal que aplicaba el PP, dictada por los aprendices de brujo de su gurú G.W. Bush, generaba nuevos estallidos especulativos: crisis financiera, energética y alimentaria, por ahora y cuyas ondas expansivas llevaban la crisis al resto del mundo.
¿Se imaginan si hubiéramos seguido viajando en la locomotora Rato del ladrillo cómo estaríamos ahora? ¡Y dicen los del PP que ellos saben cómo sacarnos de la crisis! De una crisis de la que ellos fueron los padres y tan orgullosos están, hasta ahora, de su engendro. ¿Habrán encontrado otro nicho para especular? ¿O en el fondo creen que la crisis es un pecado producto de la modernización de España, y que rezando volverá a ser la reserva espiritual de la santa madre iglesia, y libre de pecado, nos iluminará para que sigan enriqueciéndose con los valores del catolicismo apostólico y romano?
¿Seremos capaces de desarmar su demagogia? ¿Podremos lograr que hagan sus propuestas sin caretas? ¿Que asuman ante los demás su historia, sus objetivos y los medios con los que piensan lograrlos?
¡No más picas en Flandes! En Flandes y en todo el mundo debemos llevar nuestra voz con propuestas progresistas y tolerantes, nuestra cooperación y solidaridad, nuestras empresas impregnadas de responsabilidad social que generen desarrollo y riqueza social en donde actúen.
Elena, creo que es vuestro reto, nuestro reto.

[i] “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” Max Weber

2 comentarios:

JAVIER dijo...

ES VERDAD ES MUY BUENO Y MUY BUENA IDEA LA TUYA POR COLGARLO EN EL BLOG.

ANA MARIA dijo...

ME PUEDES DECIR QUIEN ES ESTE HOMBRE, ME HA GUSTADO LA FORMA TAN CLARA Y TAN SINTETICA DE CONTAR DE DONDE VENIMOS Y LO DIFICIL QUE ES CAMBIAR LAS COSAS EN ESTE PAIS. RECORDEMOS QUE LOS CAMBIO SE PRODUCEN CON LOS GOBIERNOS DE IZQUIERDAS, POR ESO HEMOS DE SEGUIR ADELANTE.